Inicio » Blog de viajes » Viaje a India del Norte
3 de
agosto
2010
.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas [2 votos | media de 4,50 sobre 5]
votar         votar         

Cuando llegamos a Gwalior, el taxi nos deja en un hotel diciéndonos que es la zona céntrica. Le pagamos y nos pide una propina sin éxito. Entramos al primer hotel que vemos y, a parte de ser carísimo, nos dice que está a 20 minutos del centro. Al salir, el cara rota sigue allí y Tensi le increpa pero él pasa de todo pues ya ha cobrado.

Caminamos con las mochilas en la espalda en busca de un hotel que se adapte más a nuestro perfil. Hacemos un par de intentos en hoteles muy sucios y comprobamos el gran acoso de los auto rickshaw: nos seguían tres durante mucho rato, y les daba igual que les dijéramos que no, ellos seguían. Ni gritándoles se daban por vencidos. Una furgoneta acudió a nuestro “rescate” con 4 personas dentro, parando junto a nosotros y abriendo la parte de atrás ofreciéndonos entrar… Alucinante, ¿creían en serio que íbamos a entrar? Nuestra cara es un cromo.

No encontramos ningún hotel en condiciones y Tensi se derrumba y echa a llorar, lo que hace que los auto rickshaw se aparten un metro y dejen de insistir durante unos segundos.

Empieza a llover y hacemos nuestro recorrido en auto rickshaw más barato de la India: 2 rs. Cuando llegamos al destino y le damos la moneda de 2 rs, el conductor se pone a gritar como un loco inventándose que eran 10 rs y nos saca otra moneda de 2 rs suya y nos la da, cosa que no entendemos.

Los del hotel se ponen de su lado y nos vacilan, así que seguimos sin hotel, estamos mojados, cansados y tenemos hambre.

Decidimos ir a Landmark, el hotel más caro de la zona. Es el único al que aún no habíamos entrado y nos lo bajan de 2.850+tasas a 2.500 tasas incluidas. Mientras negociamos el precio escuchamos un ruido: resulta que a un señor se le han caído una balas que tenia en la mano… ¿Qué hacía con ellas?

La habitación es amplia pero para su precio, el baño deja mucho que desear… pero bueno, necesitábamos un alojamiento cómodo, una ducha y comida, así que vamos por faena.

En nuestra zona, cerca de la estación de tren, ya nos avisó nuestro amigo de Khajuraho que no comiéramos nada, pero eran las 18 h y no habíamos comido nada en todo el día. Damos una vuelta, todo tiene muy mala pinta, muy sucio, pero encontramos un puesto donde están friendo las samosas en ese momento así que decidimos comer allí.

Vemos como al hombre que limpia el suelo, un paria, su jefe le habla dándole órdenes de una manera muy despectiva. Le hacen coger la basura del suelo con la mano, y con esas mismas manos mete las samosas en la olla… Uffff! Una se cae al negro suelo y la mete dentro, se pone a bajar el “toldo” y los bichos que caen van a parar al la olla de las samosas, van a estar de sabrosas… Decidimos comérnoslas ya que por la zona todo era así o mucho peor, hacemos de tripas corazón y para dentro: realmente estaban picantísimas y Tensi solo puede comerse una… al rato ya nos entran nuestros primeros dolores de barriga.

Esa tarde es una de las primeras veces en las que comprobamos el mal trato de la gente hacia los parias (intocables, personas descastadas que normalmente se emplean para los trabajos que nadie más quiere hacer, como la basura, los crematorios, limpieza de baños…). Esto es lo que menos nos gusta de este país.

votar         votar         
Categoría: Diario de viaje India del Norte | Tags: , , , ,

¿Te ha gustado este post? ¿Quieres recibir en tu email los nuevos artículos?
Suscríbete insertando tu email aquí:   


Comentarios cerrados.


Artículos relacionados:



Ad-Free Blog Licencia de Creative Commons
Bajo Licencia Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License de Creative Commons