Inicio » Blog de viajes » Viaje a India del Norte
4 de
agosto
2010
.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas [2 votos | media de 4,50 sobre 5]
votar         votar         

Amanecemos temprano deseando que este día sea mejor que el anterior. Cogemos un auto   hasta el fuerte (30rs) y allí negociamos un tour en coche (350 rs) por todo el fuerte: 100 rs la entrada.

La fortaleza de Gwalior aún conserva algunos azulejos color turquesa, por fuera es muy bonita y grande, pero por dentro la parte que vemos es pequeña ya que han cerrado la parte de arriba provisionalmente. Se pueden visitar los sótanos con una linterna, pero realmente está muy oscuro y hay muchos murciélagos, nosotros no nos animamos.

Man Mandir Palace, Gwalior

Man Mandir Palace, Gwalior

Teli Ka Mandir, utilizado como fábrica de soda y cafetería por los británicos, es el monumento más antiguo del complejo. Dedicado a Visnú, está cubierto con esculturas y un Garuda corona su puerta de 5m de alto.

Teli ka Mandir, Gwalior

Teli ka Mandir, Gwalior

Suraj Kund, Gwalior

Suraj Kund, Gwalior

Casa cerca de Suraj Kund, Gwalior

Casa cerca de Suraj Kund, Gwalior

Depósito de agua Suraj Kund. Allí, Gwalipa curó la lepra al jefe de los rajputas: Suraj Sen.

Templo de Sas bahu: los templos de la suegra y nuera, el de la suegra dedicado a Visnú, el más pequeño es el de la nuera dedicado a Shiva.

Gurdwara Sij, Gwalior

Gurdwara Sij, Gwalior

Por último, el templo Gurdwara sij, un tranquilo templo blanco donde nos descalzamos y nos cubrimos la cabeza. A Xavi le ponen un pañuelito naranja y hay una piscina para lavarse los pies en la entrada, por la que tienes que pasar obligatoriamente.

Dentro, se respira paz, tienen el suelo todo lleno de colchones, y ventiladores en cada columna. No hay apenas gente y el monje nos invita a sentarnos bajo el único ventilador que funciona. Después de 10 minutos reflexionando, nos queremos levantar y él nos hace un gesto con la mano invitándonos a quedarnos un rato más. 10 minutos después deja que nos vayamos, no sin antes acercarnos a él para ofrecernos a cada uno un poco de una masa marrón con aspecto comestible.

Salimos del templo y nos cruzamos con un guía muy simpático que lleva a unos españoles. Nos confirma que la masa es comestible: sabe a turrón de Jijona. Coge la cara de Tensi con las dos manos y le dice “Beatiful face!”. Nos despedimos del simpático señor y de sus españoles.

El recorrido termina en las esculturas talladas en la roca. Están en mayor parte esculpidas en el S.XV y muestran las figuras desnudas de trithankars, los 24 grandes maestros jainíes. Fueron desfiguradas y castradas por el ejército musulmán de Badur en 1527, aunque algunas posteriormente fueron restauradas.

Trithankars, Gwalior

Trithankars, Gwalior

Trithankars, Gwalior

Trithankars, Gwalior

Pastando entre la historia. Gwalior

Pastando entre la historia. Gwalior

Esperamos en la entrada a que llegue nuestro auto rickshaw pero no llega, y allí no hay ninguno, así que nos vamos andando cruzando un barrio pobre. Al rato parece el conductor y acordamos 15 rs por ir al centro.

Tenemos que buscar otro sitio para dormir, hoy estamos de suerte y a la segunda encontramos uno que nos gusta, el Royal Inn Hotel: precio inicial 1.850+tasas, precio final 1.000 tasas incluidas. Un poco caro, pero muy limpio y nuevo.

Por el camino hemos visto un McDonald’s y decidimos ir andando hacia él ya que nos parece cerca, aunque tardamos 1 hora en llegar. Los indios alucinaban al escuchar McDonald’s cuando les preguntábamos cómo llegar, nadie sabía dónde estaba. Hasta Xavi les cantaba la canción y ellos se reían pero seguían sin saber sobre qué demonios les estábamos preguntándoles.

Para entrar en el centro comercial donde está ese McDonald’s nos hacen pasar por un arco de seguridad y abrir la mochila para ver lo que llevamos. No hay mucha gente y los pocos locales que hay son diferentes a los que vemos en la calle: tienen móviles modernos, van limpios y las chicas llevan tejanos. Solo hay pollo.

Al salir, los niños pobres esperan en la puerta para pedir. Vaya! se nos han acabado los caramelos… El idiota del poli saca el palo y ellos se van corriendo. Tensi increpa al poli: ella haciendo amigos como siempre…

Negociamos un auto rickshaw para que nos lleve a por nuestras maletas y hacer el traslado al nuevo hotel. Haremos una parada en el hotel anterior y luego nos llevará al nuevo, lo cerramos por 20 rs. Una vez en la primera parada pretende cobrarnos el total y cobrar una segunda vez por el segundo destino. Xavi le grita cuatro cosas: “You said yes!!!”. Finalmente accede y nos lleva no muy contento al segundo destino por el precio acordado inicialmente.

Una vez en nuestro nuevo hotel, resulta que tenemos un súper enfrente así que vamos a comprar algo. Sorprendentemente no hay comida, solo galletas, patatas, bebidas y productos de limpieza.

Caemos rendidos. Hoy hemos caminado mucho.

votar         votar         
Categoría: Diario de viaje India del Norte | Tags: , , , ,

¿Te ha gustado este post? ¿Quieres recibir en tu email los nuevos artículos?
Suscríbete insertando tu email aquí:   


Comentarios cerrados.


Artículos relacionados:



Ad-Free Blog Licencia de Creative Commons
Bajo Licencia Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License de Creative Commons