Inicio » Blog de viajes » Viaje a las Islas Lofoten
15 de
abril
2012
.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas [3 votos | media de 4,33 sobre 5]
votar         votar         

Día 7 de viaje
Viernes 22 de abril de 2011

Ya conocéis nuestra faceta fotográfica y el día anterior nos quedamos con la espinita clavada de hacer más fotos al bautizado “cementerio de camiones” en la isla de Gimsøya, así que vamos de nuevo al ataque. Este particular cementerio lo forman un antiguo autobús, un bello camión Mercedes Benz azul y un par de remolques en medio de una charca.

Una vez desquitados, seguimos la carretera E10 para encontrarnos con otra de las casas abandonadas de Lofoten pintadas por el artista Pøbel, muy conocido en la zona por el street art que ejerce en las islas. Me encantan estas casas.

Autocar abandonado en Gimsøya, Lofoten

Autocar abandonado en Gimsøya, Lofoten

Camión abandonado en Gimsøya, Lofoten

Camión abandonado en Gimsøya, Lofoten

Rodeando la isla de Gimsøya, Lofoten

Rodeando la isla de Gimsøya, Lofoten

Street Art by Pøbel. Casa abandonada en Lofoten

Street Art by Pøbel. Casa abandonada en Lofoten

Playa de Hovsund en Gimsøya, Lofoten

Playa de Hovsund en Gimsøya, Lofoten

Descubrimos la playa de Hovsund, preciosa como todas, lástima de este frío que sinó nos dábamos un chapuzón.

Queremos aprovechar el buen tiempo que está haciendo estos días para hacer cima en alguna montaña poco nevada y disfrutar de las vistas. Divisamos una de fácil subida desde la carretera y vamos a su base. No fue fácil encontrar el camino para subir. Entramos en el pueblo de Haugsmyra (isla de Vestvågøy) y en la misma carretera hay una señal con una mujer y su hijo caminando. Hay que coger ese desvío y unos metros más adelante ya está el pequeño aparcamiento. El nombre de la montaña nos ha sido imposible encontrarlo, así que si alguien la reconoce que nos lo haga saber por favor.

El camino no tiene ninguna dificultad. Sin mucho desnivel la subida es tranquila y, para nuestra sorpresa, nos cruzamos con lugareños que pasean a todo gas. Las vistas son impresionantes desde arriba, donde llegamos después de una hora andando a ritmo lento. No tenemos ninguna prisa y queremos disfrutar de las vistas.

Ascensión a una montaña en Vestvågøy, Islas Lofoten

Ascensión a una montaña en Vestvågøy, Islas Lofoten

Vistas desde la montaña. Lofoten

Vistas desde la montaña. Lofoten

Vistas desde la montaña. Lofoten

Vistas desde la montaña. Lofoten

Una vez instalados en la cima, nos sacamos nuestra comida y hacemos un picnic. Se acerca a nosotros una chica joven con un libro en la mano y nos explica que en la cima de cada montaña hay una caja de madera que contiene dentro una libreta y un bolígrafo para que cada persona que suba a la montaña anote su nombre y la fecha. Cada año se guardan estos libros de visitas en la oficina del parque natural y se cambian por unas nuevas. Genial, una idea muy buena, así que dejamos constancia de nuestra visita y guardamos la libreta en su cajón.

El sol baja y es tapado por las nubes bajas. Se nos va la luz y la niebla empieza a ganar terreno. La tarde tiene un toque misterioso y siniestro.

Caja de madera con el libro de visitas. Una montaña en Lofoten.

Esta es la caja de madera que contiene el libro de visitas. Lofoten.

Niebla bajo las montañas de las Islas Lofoten

Al volver a casa, la niebla se va apoderando poco a poco de las montañas de Lofoten

votar         votar         
Categoría: Diario de viaje Lofoten | Tags: , , , , , , , , , , ,

¿Te ha gustado este post? ¿Quieres recibir en tu email los nuevos artículos?
Suscríbete insertando tu email aquí:   


Comentarios cerrados.


Artículos relacionados:



Ad-Free Blog Licencia de Creative Commons
Bajo Licencia Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License de Creative Commons